Un Respironauta explora, descubre y realiza EN SÍ MISMO mediante el poder de su Respiración y de su Biología, las fascinantes posibilidades fisiológicas, psicológicas y espirituales de la consciencia humana. Y lleva su vida a OTRO NIVEL, al lograr un mejor desempeño físico, emocional y mental y una relación armónica y sana consigo mismo, con los demás y con su entorno.

   Un RESPIRONAUTA es quién usa el poder de su respiración y el impacto que esta tiene sobre su cuerpo-mente y su biología, para dejar de ser un náufrago a merced de las fuerzas de la existencia y recuperar el poder de navegar y ser el protagonista de su propia VIDA.

Un Respironauta sabe de la importancia de cuidar su Estilo de Vida. Pero también sabe que la respiración es su vida, pues es lo único que hace 24/7/365, desde que nace hasta que muere, y por eso es consciente de que su forma de respirar, es lo que realmente determina su Estilo de Vida. Si respira más de lo que su metabolismo requiere en el instante, se estresa más, come de más, se enferma de más, consume de más, reacciona de más, se cansa de más, o sea que rinde menos, siente menos, goza menos… y “vive” menos. 

Así que un Respironauta, sabe que la respiración es la base de su salud, pues es la función más fundamental de su cuerpo y la que afecta a todas las otras funciones de su organismo, a cada uno de sus órganos, células y tejidos y a toda la química de su cuerpo. Que es la función que lo mantiene con vida, por encima de la alimentación, la hidratación y el ejercicio físico, funciones que dependen primeramente de la respiración para poder producirse.  

Por eso, cuida cómo respira cada instante de su vida.

Un Respironauta navega su vida, no dejándose llevar por los vientos y las corrientes de las circunstancias, condicionamientos y paradigmas exteriores, si no guiándose a sí mismo a través de la corriente de la vida que es su aire, su respiración, que le proporciona la energía primordial para que se produzca cada latido de su corazón y cada una de las billones de funciones que ocurren en su cuerpo a cada instante, momento a momento. El aire que alimenta cada una de sus emociones y cada uno de sus pensamientos, cada una de todas las acciones de su vida.

 

Y navega su vida, no a través del pensamiento si no del SENTIR. porqué al recuperar la capacidad de sentir su respiración, navega su vida sintiendo su cuerpo, habitando su cuerpo, viviendo su cuerpo, la increíble máquina biológica que le ha sido dada como nave para atravesar esta mágica y fascinante aventura de su existencia, de la existencia.

Un Respironauta sabe que cada respiración determina cómo percibe – ¡y también si la percibe! – cada vivencia, cada experiencia, cada emoción, cada dolor y cada alegría. Pues su respiración determina cómo percibe y siente la vida….

¡Un Respironauta sabe que su respiración determina cómo vive!

Y sabe que cada respiración lo acerca a su verdadero destino, SER, o lo aleja de él convirtiéndolo en un mero HACER… por eso no nos llamamos haceres humanos, sino seres humanos

Sabe que cada respiración, le permite ser el creador de su vida, el escultor de su cuerpo, mente y emociones

Un Respironauta sabe que su respiración puede causar peligrosas tormentas que pueden hacerle naufragar en su viaje por la vida, o por el contrario, generar un mar de consciencia más en calma que le permita navegar en paz y gozar plenamente del viaje.

Entiende que cada espiración y cada inspiración son la llave a su propio infierno o a su propio paraíso.

Y comprende que su respiración es el frágil, pero a la vez poderoso hilo que une su cuerpo al Gran Espíritu de La Gran Vida, porque la palabra Espíritu (del latín Spiritus) significa en realidad Respirar, Respiración, Aliento y Alma

Y que la única libertad que realmente tiene, es la de elegir entre respirar por su propia cuenta, o sea, “luchar” por su vida, vivir en “modo lucha”, o simple y sencillamente permitir que el Gran Espíritu de la Vida respire en él, se exprese en él, se manifieste en cada cosa que hace y se encarne plenamente en su cuerpo para así expresar y “Recrear” la vida a cada instante. 

Así que un Respironauta, sabe finalmente, que el cielo o el infierno están tan solo a unas respiraciones de distancia: a unas cuantas inspiraciones o a unas cuantas espiraciones. Que la vida y la muerte, la oscuridad y la luz, el demonio y Dios, el Ying y el Yang, son tan solo dos caras de la misma moneda (exhalación + inhalación = -Respiración = Vida), son el juego que nos tocó jugar para que la Vida, la Divinidad, La Magia… llámala como quieras se divierta creando y recreándose, expresándose a través de cada célula, cada átomo y cada partícula de nuestro cuerpo que es el único lugar donde transcurre nuestra existencia, este hermoso y a veces también – si tu lo permites – terrible sueño al que llamas “Tu Vida”.